web analytics
P1220220-840x420

Carnaval de Ichuña es declarado Patrimonio Cultural de la Nación

El  Carnaval de Ichuña de la provincia General Sánchez Cerro, departamento Moquegua, fue declarado  Patrimonio Cultural de la Nación.

La declaratoria se hizo oficial, a través de la Resolución Viceministerial  Nº 226-2017, del Viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, publicada  en diario “El Peruano”.

Según el documento, el Carnaval de Ichuña es una manifestación cultural que enlaza a las comunidades, anexos y centros poblados del distrito de Ichuña, fortaleciendo la identidad local y generando un espacio de comunicación entre generaciones, siendo el complejo sistema de cargos que componen los warayoq o autoridades de vara, lo que constituye uno de los aspectos más significativos de esta festividad.

Las  celebraciones del carnaval en Ichuña tienen lugar en el mes de febrero a lo largo de tres días principales: martes de entrada o martes de guerra, miércoles de ceniza y jueves de despacho. Uno de los aspectos más notorios del Carnaval de Ichuña es su nivel de organización, involucrando a un total de 18 comunidades campesinas, así como varios anexos y centros poblados. Éstas se agrupan en secciones o parcialidades complementarias, divididas según su posición cardinal respecto a la capital del distrito. Por un lado la sección A o Hanansuyo, correspondiente a la parte de arriba del distrito y, por otro lado, la sección B o Hurinsuyo correspondiente a la parte baja del mismo. Esta organización social del espacio se mantiene vigente sólo durante el calendario festivo.

La  música que acompaña al Carnaval de Ichuña es interpretada por grupos de músicos varones a los que se denomina tocadores, quienes ejecutan instrumentos de viento y percusión. Los instrumentos tradicionales son la caja o tambor y la caña o flauta. El repertorio musical está conformado por una variedad de huaynos que acompañan el desplazamiento de las tropas y de los warayoq durante la fiesta. Las mujeres que son parte de las tropas se desplazan en pasacalle, ejecutando pasos de danza que se hacen más vistosos cuando se da el encuentro de tropas de secciones opuestas.